La historia del skate: de deporte urbano a olímpico

Cada vez son más los aficionados al skate en todo el mundo y cada vez son más las personas que se dedican profesionalmente a la práctica de esta modalidad deportiva. Un deporte que se elevará a la categoría de olímpico en los juegos de Tokio 2020. A tan solo dos años de que este hito del skate se haga realidad repasamos su historia desde los inicios.

A pesar de que muchos se han intentado atribuir su creación, nadie ha podido probar ser el inventor del skate. Sus comienzos se sitúan en la California de finales de los años 40 e inicios de los años 50, un tiempo y lugar en el que el surf era el rey y los adictos a practicarlo buscaban una alternativa para pasar las horas en días sin olas. Se dice que fue así como empezaron a buscar alternativas para poder surfear también sobre el asfalto. La solución aparece añadiendo unas ruedas a una tabla de madera, similar en su forma a una de surf pero mucho más reducida. Los primeros encargos de monopatines para su venta oficial de los que hay constancia se remontan a esos años en una tienda de Los Ángeles que llegó a un acuerdo con la Chicago Roller Skate Company para producir juegos de ruedas de skate, que unieron a tablas de madera cuadradas. En aquellos años el skate se denominó algo así como “surf en la acera” y sus primeros aficionados subían a la tabla descalzos e imitaban las maniobras propias del surf.

Vintage Skateboard Chicago Roller Skate Co. vía urbanaericana.com

Vintage Skateboard Chicago Roller Skate Co. vía urbanaericana.com

Los años 70 son un momento de auge importante para el skate que aumenta considerablemente su popularidad y gana terreno en ciudades e industria. La mayor demanda para la práctica del deporte hace también que las compañías se pongan las pilas en lo referente a desarollo del producto con lo que las tablas comienzan a sufrir considerables mejoras de diseño. Afloran también las primeras competiciones con cada vez más participantes.

Hugh_Holland_skate_California_2

En los años 80 pioneros del skate de estilo libre como Rodney Mullen inventan los trucos más básicos que darán origen después a lo que se considera el skate de calle moderno. La evolución con respecto a los materiales corre paralela a la de los trucos y se sientan las bases de las tablas que se siguen utilizando a día de hoy. Muchos consideran este momento como el tiempo dorado de la disciplina. Es ya en los 90 cuando aparecen las formas definitivas de las tablas que aún se utilizan a día de hoy.

En el siglo XXI los monopatines son tan populares en Estados Unidos que, a pesar de no entrar en las enseñanzas clásicas de las escuelas (que prefieren deportes de equipo) ya hay más gente que practica el skate que deportes como el béisbol. Comienzan también a implementarse lugares para practicarlo como skateparks al movilizarse su comunidad, buen ejemplo de ello es el SMP Skatepark in China, 12.000 metros cuadrados dedicados al skate con un estadio de 5.000 asientos.

SMP Skate Park via Skateboarding Magazine

SMP Skate Park via Skateboarding Magazine

Con la confirmación por parte del Comité Olímpico Internacional de que el skate será deporte olímpico en 2020 se abre una nueva etapa para el deporte en la que muchos se preguntan si esta oficialidad dañará al origen callejero de la disciplina. Entre las dudas que surgen al respecto está la homologación de los materiales que se usan en su práctica o la obligatoriedad en el uso de medidas de protección. El tiempo las despejará.

 



Los comentarios están cerrados.