Bastien Salabanzi, una historia de amor y odio con la industria del skateboard

Bastien Salabanzi es un francés que a finales de los 90 hizo historia al convertirse en el skater europeo más joven en dar el salto a los Estados Unidos. Parecía el sueño americano, pero en la vida real, no todo es de color de rosas.

Con tan solo 15 años fichó por Flip Skateboards la cual no dudo en llevárselo a América para que se uniese a su Pro Team con nombres tan respetables como Geoff Rowley o Arto Saari. Hasta aquí parecía el sueño de cualquier adolescente que patina por las calles de su ciudad.

Cuando Bastien cruzó el charco pensó que lo tenía todo para hacer realidad su particular sueño americano, pero por desgracia, pronto se dio cuenta de que la industria del skateboard no estaba hecha para un adolescente de 15 años. Los dos primeros años se le pudo ver en grandes competiciones y patinó para algunos de los mejores filmers de skateboard, la gente se sorprendía del gran estilo de este joven francés que parecía había llegado para escribir una nueva entrada en la historia de un deporte que, por aquellos años, no paraba de crecer.

Todo esto influyó para que la presión sobre él aumentara, le salían nuevos sponsors por todos los lados, y esto suponía nuevos compromisos publicitarios a los que Bastien tenía que hacer frente. Tal era la presión que estaba soportando, que hacia finales del 2005 la perla del skateboard Europeo desapareció del mapa. Nadie sabía nada de él, sus sponsors no lo utilizaban como imagen y las competiciones echaban de menos su participación. Muchos fueron los rumores que se levantaron, entre los más graves que se había enganchado a la droga arruinado su vida, pero Bastien seguía "desaparecido".

Fue hace algo más de dos meses cuando la escena internacional volvió a escuchar el nombre Bastien Salabanzi, había sido seleccionado para participar en la Street League norteamericana, el mayor campeonato de skateboard del mundo que reparte más de 1,6 millones de dólares en premios. Muchos se llevaron una gran sorpresa, pero para los europeos Bastien ya llevaba unos años dando guerra en competiciones a lo largo del viejo continente, planchando trucazos como el caballerial double flip.

La eterna promesa había vuelto a la carga, patinando para la marca española Jart Skateboards, su nombre volvía a lucir en lo más alto de la escena mundial. Muchos se preguntaban que había pasado con él. ¿Por qué desapareció?. No tardaron en interrogarle para sonsacarle las razones que le llevaron a abandonar su "sueño americano", algunos preguntando directamente por las drogas y adicciones, pero Bastien no quería hablar de eso, solo quería patinar con los mejores.

Fue hace poco cuando descubrí en una entrevista de Bastien concedida a un magazine online, algunas de las razones de su desaparición. En plena vorágine de compromisos publicitarios, competiciones y grabaciones, Salabanzi rompió los contratos que le ataban y se compró un billete para Toulon, su ciudad natal. ¿La razón? No estaba disfrutando de su pasión, el skateboard. Sus sponsors querían explotar su imagen del "sueño americano" y algunos incluso le pidieron que cambiara su forma de patinar para poder llegar a más público. El business, es el businness...

De vuelta en Francia encontró estabilidad con la música, su novia y dos hijos que le hicieron recuperar la pasión  por el skateboard.  El estilo y la técnica no se pierden, así que con los años y planchando a la perfección trucos increíbles no era de extrañar que el nombre de Bastien volviera a sonar con fuerza. Espero que esta vez los contratos puedan respetar su skateboard, para que todos podamos disfrutar de este increíble Pro.

Para realizar un comentario Regístrate. Si ya posees una cuenta Entra.