¿A qué suenan las cosas que no suenan?

Podría decirse que la condición humana sufre de un trastorno afectivo bipolar desde que el hombre es hombre. Capaz de lo mejor y de lo peor, los seres humanos nos hemos ido abriendo camino a través de la Historia empleando ambos registros, mostrando esas dos caras diametralmente opuestas que nos han acompañado a lo largo de nuestra evolución como especie. Esta web no es lugar de acogida de la cara más agria y oscura de las personas, sino todo lo contrario. Es un punto de encuentro positivista donde se recogen cientos de iniciativas artísticas en las que la creatividad juega un rol muy especial a la par que determinante; y es aquí justo donde queríamos llegar, a la explotación de la creatividad como facultad humana para desarrollar inimaginables universos y experiencias antes nunca vistas.

La creatividad es fundamentalmente un proceso mental derivado de la imaginación que la fisiología aún no ha sido capaz de desentramar. Sin conclusiones claras en cuanto a cómo funciona el cerebro en su aplicación del pensamiento convencional y creativo, aún no se sabe muy bien cuáles son los mecanismos y procesos activados para la aplicación de uno u otro tipo de estrategia mental. No obstante, la generación de un pensamiento original y disruptivo tiene una señas de identidad claras: asociación de ideas, interrelación de conceptos, intuición, sensibilidad, interés por lo abstracto, flexibilidad, soltura, entusiasmo, etc.

Atributos más propios de las personas creativas frente a las no creativas, las cuales no muestran grandes diferencias entre sí con respecto a la capacidad intelectual convencional. Dicho de otro modo, los creativos no son más inteligentes que el resto de mortales, son simplemente, diferentes: más sensibles e intuitivos pero más introvertidos y retraídos e incapaces de establecer relaciones sociales de igualdad con el resto. Se consideran así mismos en un estadio superior y no les importan lo que los demás puedan pensar acerca de ellos. En ese sentido, se guían por sus propios juicios, dejando a un lado las tradiciones, los convencionalismos sociales y las creencias estándar establecidas.

En este contexto estamos seguros que si estás leyendo estas líneas ya se te ha reproducido una imagen mental estereotipada de un “creativo”: gafa-pasta, extravagante, desaliñado, introvertido y desconfiado. ¡Cuánto daño ha hecho el gremio publicitario contemporáneo! Pero no caigas en el enjuiciamiento rápido y subjetivo. ¿Qué sería de nosotros sin la existencia de este estirpe iluminada? ¿Qué sería de la música electrónica sin estos inconformistas ávidos de experiencias nuevas y originales? Pues un mero pastiche desaborido y aburrido, eso seguro. Es por ello que hoy os traemos tres iniciativas disruptivas fruto de la experimentación y el pensamiento crítico aplicadas a la música electrónica, expresión artística abonada y cualificada para el surgimiento de múltiples e insólitos proyectos.

Ei Wada – “Braun Tube Jazz Band”

El japonés Ei Wada ha dado un nuevo uso al viejo televisor de tubo de rayos catódicos, el de toda la vida, convirtiendo este electrodoméstico en un instrumento orquestal y visual. Lleva ya varios años paseando este espectáculo musical por medio mundo. Acompañado de un sistema compuesto por siete televisores, desarrolla toda una performance multisensorial nunca antes vista. Pero lo más curioso es que todo comenzó por error, como muchos de los grandes descubrimientos. Que le pregunten si no a Cristóbal Colón o a los productores de vino franceses del siglo XV cuando se toparon con unas burbujas indeseadas que dieron lugar al famoso champagne.

Wada conectó por equivocación un cable de sonido a una entrada de vídeo, dando como resultado la transformación de un sonido en una imagen. El resto, ya es sabido: el ‘Braun Tube Jazz Band’, un sistema táctil y analógico que emplea las viejas televisiones como instrumentos de percusión gracias a las propiedades electromagnéticas que transforman la luz en sonido y viceversa, usando para ello sus manos y el resto del cuerpo a modo de antena. La sensación es la de estar ante un show único, en el que siete teles se convierten en instrumentos de percusión, sintetizadores y en un equipo de Vj/Dj simultáneamente.

Felix Faire – “Contact: Augmented Acoustics”

Una mesa de madera convencional se convierte en un instrumento musical que, además, proyecta una especie de proyección digital en formato de realidad aumentada. Esto es “Contact: Augmented Acoustics”, una interfaz de audio que al tocarla da al usuario la sensación de que suena una cuerda, una tecla o una percusión. Un invento del músico, arquitecto y coder creativo británico Felix Faire, considerado como uno de los siete Diseñadores del Futuro por el Design Council, de Londres, que además es de código abierto disponible en github.

CaboSanRoque – “12 Rounds”

CaboSanRoque es un proyecto catalán que lleva más de 10 años ofreciendo una visión musical muy particular, que con el tiempo ha ido experimentando y acogiendo varios registros: de la vaporosa y dulce ‘Tío Vivo Caspolino’ a la instalación audiovisual y turbadora ‘Bestiari’. Ahora, “12 Rounds” es el resultado de una evolución lógica en la que las intenciones siguen impertérritas: la construcción de máquinas musicales y la exploración de sus capacidades expresivas. El resultado es una generación de sonidos construidos a través de procesos mecánicos y automáticos.

“12 Rounds” recoge la sordidez del universo pugilístico a través de una puesta en escena a caballo entre la actuación musical y la instalación audiovisual, reproduciendo las máximas de este grupo catalán. Esta última creación, disponible en Spotify, se produce un impasible intercambio de golpes entre los teclados de Laia Torrents, la guitarra de Roger Aixut, y un tercero en discordia, el artilugio mecánico Tres Tristos Trons, que escupe toda clase de ruidos y sonidos derivados de motores, latas, peines, muelles, cráneos de perro, máquinas de escribir y otros enseres a los que la imaginación pueda recurrir.

Estas tres iniciativas están enmarcadas dentro de la programación de Sónar Barcelona como parte de los prolegómenos que el festival catalán pone en marcha desde comienzos de año, en su afán por construir una marca cultural internacional que le ha llevado a celebrar más de 45 festivales en el mundo desde 2002, y que en España va a cumplir este mes de junio su vigésimo segunda edición. Ahí es nada…

Oficial | Sónar Barcelona
En Urbanfire | MIRA Festival: arte audiovisual en Barcelona



Los comentarios están cerrados.